Edad del Whisky – Parte I

La edad del whisky siempre fue por muchos considerado como único signo de calidad y me gustaría poner un poco de luz sobre este tema. En esta primera entrega sobre el tema vamos a focalizarnos en los whisky NAS (No Age Statement) que son todos los whisky que no poseen una edad declarada en la etiqueta. En una segunda parte vamos a desarrollar cómo afecta la calidad o los aromas y sabores del whisky su añejamiento.

Whiskys NAS
Los whiskys que no tienen una declaración de edad en la etiqueta, no significa que no se hayan envejecido, de hecho, cumplen con la exigencia de envejecido mínimo que establece cada país. Por ejemplo, en Escocia, el envejecido mínimo es de 3 años en barricas de roble (por lo general que ya hayan contenido algún líquido anteriormente, como Bourbon o Jerez). Dentro de esta categoría hay infinidad de whisky de distintas calidades y precios, como por ejemplo el famoso Johnnie Walker Blue label, Chivas Ultis, J&B, White Horse, Ballantine´s Finest, Macallan Amber, Teacher´s, etc. La lista es interminable, hay tanto whiskys Blended como Single Malt en esta categoría, y no sólo de Escocia, también hay de Irlanda, Japón, etc. Dentro de este grupo de whisky, hay algunos que salen $15.000 y otros salen $500 (siempre hablando de pesos argentinos y al momento de hacer la nota).

Entonces la pregunta es ¿qué tienen de diferente un whisky para valer $15.000 y otro $500 si ambos “sólo” cumplen la regla del envejecido mínimo de 3 años? Esta es la pregunta que vamos a desglosar en varios componentes para entender las causas de las diferencias que tienen estos whiskys (y de hecho las tienen y son muy marcadas!) para comprender un poco más esta preciada bebida. 

Cantidad de Single malt dentro del Blended whisky
Si por un segundo hablamos sólo de los blended whisky, hay que entender que estos son una mezcla de whisky de grano y whisky single malt. Sin entrar en detalles técnicos, este último tiene un costo de producción 2 o 3 veces mayor al whisky de grano. En términos generales, un blended whisky se compone, en promedio, de un 30% whisky single malt y un 70% whisky de grano. Esta proporción varía según el blended, y teniendo en cuenta que el costo del whisky de grano es de 2 a 3 veces menor que el whisky single malt, hay whisky blend que tienen un 15% de single malt en su composición y otros se acercan casi al 50%. Esto no solo influye en el costo del producto, sino que una mayor proporción de single malt le da más sabor y aroma al whisky.

Tipo de Single malt dentro del Blended whisky
Otro factor que influye en el precio y en la exclusividad del whisky blended es si en su composición se utilizaron single malt “old and rare”, o sea, whisky de cebada malteada que sean muy antiguas y en ocasiones de destilerías que ya no existen más. Incluir dentro del blended estos whiskys exclusivos conlleva a lograr un sabor distintivo y único en el producto, pero también eleva su precio por ser de “cantidad limitada” e irrepetible. El ejemplo más reciente de este caso es el Johnnie Walker Blue Label Ghost & Rare, que incluye dentro de su blend a un single malt de la destilería  Glenury Royal que cerró sus puertas en 1985.

Edad de los whiskys que componen el Whisky NAS
Dentro del blended whisky hay whisky de grano y de cebada malteada que tienen al menos 3 años de añejamiento en barricas de roble. La clave acá está en determinar cuánto del blended tiene “sólo” 3 años de añejado y si hay dentro del él whiskys de mayor edad. En un blended económico uno espera que sólo haya whiskys que apenas hayan cumplido la edad mínima exigida por ley, pero algunos blended premium jactan de tener whiskys de hasta 21 o 25 años de añejamiento (obvio que en pequeñas proporciones). Acá la clave está en poder lograr una mezcla de sabores y aromas fusionando los aportes de whiskys jóvenes de sólo 3 años de maduración con whiskys que tienen muchos más años de estacionamiento en barricas.

Por poner un ejemplo tenemos el whisky escocés Label 5 Gold Heritage que según la marca posee en su composición whiskys de malta de hasta 20 años. De hecho este whisky en la gama de Label 5 se encuentra por arriba del de 12 años y por debajo del declarado como 18 años de añejamiento.

Tipo de barrica utilizada
En este factor ya entra en juego tanto el whisky single malt como el whisky de grano, y por ende también el blended whisky (compuesto por los 2 whiskys antes mencionados). Las barricas son el componente más importante a la hora de impartir el sabor y aroma al whisky, por eso es de suma importancia entender las diferencias que hay entre ellas. 

La primer diferencia que vamos a hacer, y unas de las más importantes, es si el whisky se añejó en barricas de roble americano donde previamente contuvieron bourbon o en barricas europeas donde anteriormente contuvieron jerez. El valor del mercado de las primeras ronda los USD100 (barriles de 200lts) mientras que para las segundas ronda los USD1.200 (barriles de 500lts). La diferencia como pueden apreciar es astronómica, y eso se traduce en precio. Muchas destilerías optan por añejar sus whisky en un mix de barricas, parte en ex-bourbon y parte en ex-jerez. Otra forma de “hacer rendir” las barricas es añejar en barriles ex-bourbon y realizar lo que se llama un “cask finish” en barricas ex-jerez. Esto quiere decir que se añeja por un largo período de tiempo en barricas ex-bourbon (por ejemplo 12 años) y luego se hace una “terminación” del sabor del whisky añejándolo por algunos meses en barricas ex-jerez (generalmente entre 3 meses y 2 años). 

Podemos dar como ejemplo al whisky Glenrothes Sherry cask Reserve, que tiene un costo aproximado de $15.000 (pesos argentinos) y es íntegramente añejado en barriles ex-jerez, y como contrapartida al reconocido Glenlivet Founder´s Reserve, que es añejado íntegramente en barriles ex-borbon y tiene un costo en mercado de $2.800 (pesos argentinos). También podemos mencionar dentro de esta categoría al Chivas Regal Mizunara, que es añejando en barricas de roble japonés.

Otro factor que influye es el tamaño, ya que en general, si hablamos de barricas del mismo país de origen, termina costando más añejar en barricas pequeñas porque se necesitan más cantidad para añejar un lote de whisky que si se utilizan barricas de mayor tamaño. Acá el ejemplo más claro son los whiskys añejados en barricas “quarter cask”, de 125lts, como el famoso “Laphroaig quarter cask” (posee un “cask finish” en barricas quarter cask).

Por último no podemos dejar de mencionar las ediciones “Rare cask”, donde el master distiller detecta dentro de un lote una barrica que da extraordinarios resultados y con esa barrica (o varias) hace un lote especial llamado “Rare cask” o “Cask select”.

Embotellado o no en origen
Otro factor que influye en el costo del producto es dónde se ha realizado el embotellado, si se hizo en origen o en destino. El whisky es guardado en los barriles de roble para su añejamiento por lo general a 63,5% de alcohol. Cuando cumple el período de maduración esperado, hay 2 opciones de distribuirlo a los distintos mercados y países. Uno es diluirlo con agua destilada en país de origen y embotellarlo, y el otro es enviar al país donde se va a consumir el whisky con dicha graduación, y por ende diluirlo y embotellarlo allá. En este caso no se estaría transportando “agua” que no tiene sentido en un blend de gama baja. 

Si uno observa la gama baja de whiskys blend escoceses, se puede leer en la botella “Blended in Scotland” que significa que el blend se realizó en escocia o “Blended and bottled in Scotland”, lo que advierte que no sólo se elaboró en Escocia, sino que también se embotelló en origen. Les dejo un ejemplo de la famosa marca J&B, donde dispongo de 2 botellas del “mismo” producto, uno traído “ a granel”, diluido y embotellado en Argentina y otra botella embotellada en Escocia. En otra entrega vamos a hablar si existen o no diferencias entre estos productos.

La petaca tiene la aclaración “Bottled in Scotland” y la otra no

Ediciones limitadas
Las ediciones limitadas hacen encarecer el producto en sí por el sólo hecho de que es una cantidad acotada de unidades. Generalmente se crean estas ediciones en conmemoración de algún día o evento en especial, algún lugar en especial, o alguna persona. En otros casos se emplean artistas para decorar tanto la caja del whisky como la botella. En otros casos son ediciones especiales creadas por determinados master distiller o master blender. Por último caso vamos a incluir en este grupo a las botellas antiguas, que no son una edición limitada pero seguramente hay pocas unidades disponibles en el mercado. En general la ediciones especiales suman entre un 10% y un 30% la versión estándar, pero cuando hablamos de botellas muy antiguas pueden llegar a valer varios cientos de dólares.

Marca
Por supuesto que un factor también decisivo en el precio de un whisky NAS es el peso de la marca y la imagen que tenga esta en el público. Para dar un ejemplo, podemos remitirnos a 2 ejemplos de whiskys NAS de reconocidas marcas pero con una diferencia de precio de casi 50%. Por un lado tenes el famoso Johnnie Walker Red Label, que es un clásico whisky NAS y tiene un respaldo de marca enorme. Por otro lado, también hay disponible un whisky muy conocido como Ballantine´s Finest que también compite en el mismo segmento y cuesta casi un 40% menos ($1.400 contra $900 pesos argentinos). Ambos son embotellados en Escocia y vienen en caja, y también son de gran calidad entre los whisky de gama baja-media que no tienen edad declarada. Además el costo de fabricación de ambos (hablando con personas que trabajan en destilerías en Escocia) son muy similares. Lo que deja para pensar que hay un tema de posicionamiento de marca que se ve reflejado en el precio.

Espero que este análisis les haya puesto un poco de luz sobre el tema de los whiskys que no tienen edad declarada en la etiqueta y poder tener más información a la hora de decidir una compra de whisky.

Slainte!

5 Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *